MEDIOS, REDIÓS Y REMEDIOS

Ya no ves la televisión. Dices que ya no ves la televisión, que todas las referencias televisivas que podemos encontrar en tu acervo (¡horror!) no nacen de lo catódico ni lo plasmático en cuanto objeto físico, sino de la otra televisión, concepto ampliamente compartido, cuyo símil más cercano consistiría en encerrar a un niño en una habitación repleta de (per)versiones del mismo juguete y darle a elegir uno y sólo uno en ese preciso instante y ¡ya!, a la vez que otros niños le cuchichean al oído esto es mío y con la mano que le queda libre ejecuta un dibujo de puntos en un cuaderno de caligrafía Rubio, moreno.

Dices que ahora puedes elegir. Y eliges –algo has de ver– “esto mismo” porque –”esto mismo”– es de lo que hablan todos. Pero TODOS.

Y ya estás viendo televisión. De la otra.

Sin anuncios.

Pobre de ti.

Sin interrupciones.

Pobre de ti.

Gratis.

Pobre de ti.

Llévenselo, por favor. Mi paciencia tiene un límite.

Etiquetado ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: